Multimediático: Información e internet

¿Cómo funciona la redacción del New York Times?

El Knight Center for Journalism de la Universidad de Texas recién publicó un interesante libro escrito por Ismael Nafría sobre los cambios que ha sufrido el New York times en los últimos años: “La reinvención del New York Times” (Nafría, 2017).

En este texto, Nafría documenta el inexorable proceso de cambio que ha sufrido el principal diario del mundo, a raíz de la irrupción de internet y las tecnologías digitales. Son muchos los aspectos tocados por Nafría en este extenso libro de más de 500 páginas, donde brinda una visión gerencial pero también histórica del devenir del diario.

De entre los diversos aspectos, quise sintetizar uno que a toda periodista que ha estado en una redacción podría interesar: cómo funciona la sala de redacción del diario y cómo ha venido transformando su composición, rutinas y procesos de toma de decisiones para adaptarse a los nuevos tiempos.

La redacción del Times

Según Nafría, la redacción del times está conformada por aproximadamente 1.300 profesionales. Número que suele variar levemente de año a año (entre 1.000 – 1.300), gracias a la movilidad laboral que disfrutan los Estados Unidos, y a las necesidades que el mismo diario va descubriendo.

Si bien el número permanece más o menos estable, la composición de la redacción sí ha venido variando dramáticamente en los últimos años. Muchos perfiles y cargos se han creado o ajustado para poder hacer frente a los nuevos retos del mundo digital; a la vez que muchos profesionales de la vieja guardia han sido desincorporados.

Así por ejemplo, el NYT cuenta con un relativamente nuevo y amplio equipo de video, un equipo de métricas dentro de la misma redacción y uno de estrategia. Novedades organizativas que han significado la incorporación de nuevos perfiles profesionales.

La redacción se encuentra integrada funcionalmente desde 2005 y espacialmente desde 2007, cuando se inauguró la sede actual del diario y todos los periodistas, que hasta entonces se identificaban como “de papel o web”, pudieron estar bajo un mismo techo.

Primero digital

La redacción está funcionalmente integrada y su principal objetivo es la publicación online. Los trabajos en caliente se publican “lo antes posible” en las plataformas digitales; mientras que los temas propios -no tan apegados al devenir noticioso- se cuelgan en la tarde / noche, del día anterior a su aparición en papel.

Este grupo de personas producen cerca de 250 trabajos diarios “entre noticias, reportajes, artículos de opinión, especiales multimedia, galerías fotográficas, emisiones en directo, gráficos, cuestionarios y otros formatos utilizados” (p.207).

Cerca de un 70% de ese material producido en un día va para el papel. El print hub -un equipo dedicado al ensamblaje de la versión impresa- entra en funcionamiento para adaptar el contenido que saldrá en la versión impresa del día siguiente.

Otros trabajos de mayor profundidad, como investigaciones  o contenido especial que sale en la edición impresa del domingo, se publican en la web 2 ó 3 días antes, según Nafría.

Reuniones y procesos

Los medios impresos suelen realizar en la tarde la famosa “Reunión de Primera”, a fin de definir su portada para el día siguiente y tener claridad sobre los contenidos que se han incluido.

La última de esas reuniones en el NYT se realizó el 8 de mayo de 2015, a su hora habitual, las 4:00p.m. A partir de ese entonces, las reuniones cambiaron de hora y de motivo, según reseña Ismael Nafría:

“La reunión de la tarde estaría enfocada a debatir sobre la cobertura digital de los temas del día, sobre lo que se publicaba en las distintas plataformas digitales del diario, no en el papel. La reunión también cambió de hora: pasó a celebrarse a las 4.30 de la tarde. La reunión de redacción de la mañana, que servía para preparar las coberturas periodísticas del día, también cambió de hora: se adelantó 30 minutos, pasando de las 10 a las 9.30.”

Para resolver la portada del impreso, se estableció un encuentro más reducido a las 3:30 pm, con sólo 8 directores de sección; en lugar de los 25 ó 30 que usualmente acudían.

Los cambios de horario de las reuniones se hicieron con la idea de poder responder más adecuadamente en los medios digitales, según explicó el mismo Dean Baquet, director del diario:

“La idea es que nos movilicemos más rápidamente por la mañana para que podamos empezar antes a establecer las prioridades informativas del día, y eliminar la discusión sobre la portada impresa de la reunión de la tarde para centrar-nos en las coberturas en vez de en dónde aparecen los temas, así como para planificar nuestro trabajo digital de cara a la mañana siguiente”.


Leave a Reply